Las vitaminas y minerales son muy importantes para mantenernos saludables ya que cumplen distintas  funciones en el cuerpo. Una alimentación variada y equilibrada nos ofrece todas las vitaminas y los minerales que necesitamos a diario, sin embargo, en la actualidad existe una tendencia a promocionar suplementos como batidos o vitaminas en pastillas para estar «más saludables o para perder peso»

Los últimos estudios indican que la mayoría de estas sustancias creadas de forma artificial ofrecen poco o ningún beneficio a la salud y que incluso pueden ser perjudiciales para las personas que no los necesitan realmente. Un grupo de investigadores de Estados Unidos publicaron en el  «Archives of Internal Medicine»  que el uso de multivitaminas y suplementos dietéticos puede estar asociado a un mayor riesgo de muerte temprana, en especial en las mujeres de edad postmenopáusica. Hay que ser muy cuidadoso porque aunque el exceso de algunas vitaminas o minerales suelen desecharse del cuerpo, el consumo de grandes cantidades por un largo periodo de tiempo puede provocar desequilibrios en el cuerpo. Otro estudio encontró que el exceso de calcio en el cuerpo puede provocar cálculos renales, el exceso de vitamina E se ha asociado con el desarrollo de cáncer de próstata en hombres y el exceso del consumo de betacarotenos en pastillas se ha asociado con cáncer de pulmón.

Existen ciertas enfermedades o estados fisiológicos (por ejemplo personas con enfermedades autoinmunes o mujeres embrazadas) que requieren de una suplementación de vitaminas y minerales, pero esos son casos especiales y son situaciones específicas en las que los suplementos deberán ser prescritas por un profesional en salud que será responsable de tal prescripción, tal es el caso de la suplementación con hierro en personas que sufrieron alguna hemorragia y presentan anemia, la suplementación con vitamina B9 (ácido fólico) en los primeros meses de embarazo de la mujer ya que es necesario para el desarrollo adecuado del bebé o la suplementación de B12 en las personas vegetarianas o veganas.

Los estudios serios dicen claramente que la mejor manera de tomar las vitaminas y minerales es a través de la alimentación ya que los alimentos contienen el balance correcto entre el tipo y la cantidad de vitaminas y minerales que trabajan bien en «equipo» y de esta manera se absorben mucho mejor, por ejemplo, la vitamina A necesita de Zinc para absorberse, las vitaminas del complejo B como la tiamina, riboflavina y niacina necesitan de vitamina C, la vitamina E necesita manganeso, selenio y vitamina C. Los alimentos naturales ya traen estas combinaciones de vitaminas y minerales en dosis adecuadas.

Los profesionales en nutrición sabemos que la industria de los suplementos dietéticos y multivamínicos son en realidad un negocio multimillonario y que las personas detrás de ellos tienen un único fin el cual es incrementar su capital económico por lo que le hacen creer a la población en general que TODAS las personas necesitan suplementos cuando no es cierto.

Mi recomendación es que siempre consulte con su médico antes de tomar cualquier suplemento o vitamina, en especial si ya padece de alguna enfermedad por la que se encuentre tomando medicamentos. Evite la automedicación, porque puede traer efectos adversos a su salud a corto, mediano o largo plazo.

Por Priscilla Marin

MSc. Priscilla Marín Cordero de la Oficina de Salud Integral de la Municipalidad de Curridabat, quién es Salubrista Público y Nutricionista (CPN 1794.14).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *