Cuando una persona decide empezar a comer saludable se le presentan ciertos obstáculos que le dificultan el camino y que incluso puede impedirles cumplir su meta. Lo primero que debe saber es que todo depende de la actitud, como dicen, «Si realmente quieres lograr algo, encontrarás la manera, sino encontrarás una excusa». Así que en este artículo le doy algunas ideas para hacerle frente a los principales obstáculos para comer de forma saludable.

Obstáculo 1: ¡No tengo tiempo para preparar comidas saludable

Comer saludablemente requiere mucho menos tiempo del que imaginas, la clave está en planificar, si espera hasta que llegue cansado a su casa para empezar a lavar las lechugas y cortar los vegetales, claro que sentirá que es mucho tiempo, pero si dedica 2 horas por semana a preparar todos los vegetales y frutas y refrigerarlos en recipientes transparentes y bolsas herméticas ahorrarás mucho tiempo. Los alimentos como arroz, frijoles y carnes puede cocinarlos en porciones grandes y congelarlos en porciones pequeñas y descongelar únicamente lo que vas a consumir al siguiente día. La clave está en la PLANIFICACIÓN.

Obstáculo 2: ¡No me gusta cocinar!

Mejor aún, empieza a comer alimentos crudos, (prácticamente todas las frutas y vegetales se pueden comer crudas) por lo que, si puedes hacer que el 50% de sus alimentos sean crudos, empezará a disfrutar de más energía, su piel se verá más saludable, sus ojos brillaran mucho más, su digestión mejorará en un 300% y detendrás el proceso de envejecimiento ya que los alimentos crudos están llenos de antioxidantes que combaten los radicales libres. Busque en internet recetas de batidos de frutas y ensaladas, verá que rápido y delicioso puede ser comer saludablemente, experimente nuevos sabores y combinaciones.

Obstáculo 3: ¡No me gustan los vegetales y las frutas!

Los vegetales y las frutas no te producen el mismo efecto que una comida alta en azúcar o grasas y por eso podrías sentir que tienen menos sabor ya que contrario a los alimentos procesados, las frutas y vegetales son altas en fibra y agua, sin embargo, nadie puede negar que un trozo de sandía, un melocotón o unas uvas no son deliciosas, son jugosas, fibrosas y tienen unos colores preciosos que reflejan el montón de vitaminas y antioxidantes que van directo a sus células a sanarte, recuerda que todo lo que comes se convierte en parte de ti. Mi recomendación es que vaya incorporándolos poco a poco y acostumbrando su paladar a nuevos sabores

Obstáculo 4: ¡La comida saludable es cara!

Si sumas la cantidad de dinero que gastas por semana en comida no saludable y calculas la cantidad de frutas y verduras que podrías comprar con ese mismo dinero, sabrás que esto es solo un mito. Toma el presupuesto semanal que gastas en comida no saludable, e inviértelo en ir de compras a la feria del agricultor, te darás cuenta de que la comida sana es más barata y les dará más volumen a tus platos por lo que comerás menos de otros alimentos poco saludables. Es importante que aproveches y compres las frutas y vegetales que están de temporada, tienen el mejor precio y están llenos de vitaminas y minerales porque han sido madurados de manera natural. Tenemos la suerte de vivir en un país tropical con una gran variedad de frutas y verduras durante todo el año, aproveche esa ventaja y sáquele el mayor provecho posible.

Obstáculo 5: ¡No puedo resistirme a los chocolates, dulces o snacks poco saludables!

Es difícil que en un día dejes de comer este tipo de alimentos ya que entre sus ingredientes hay realzadores del sabor que pueden crear una adicción. Así que lo mejor es ir quitándolos de su alimentación poco a poco, por ejemplo: Si está acostumbrado a comer helado todos los días, puede empezar decidiendo que, en las próximas 2 semanas, solo comerá helado de día por medio, y las siguientes semanas, solamente dos veces por semana, y las siguientes dos semanas, solo una vez por semana, y las siguientes 2 semanas solo una vez. Al cabo de 2 meses habrá eliminado esos alimentos de su alimentación diaria.

Obstáculo 6: En la mañana no tengo hambre por lo que me salto el desayuno

El desayuno es una comida muy importante, y si no siente hambre por la mañana es porque cenaste tarde o en grandes cantidades el día anterior, que por cierto es un hábito que le hace mucho daño porque interrumpe el ciclo normal del cuerpo, hace que acumule grasa y desorganiza todo el funcionamiento normal de su cuerpo. Le aseguro que, si hace su última comida antes de las 7 de la noche, al día siguiente se levantará con hambre y podrá darle a su cuerpo un desayuno lleno de nutrientes que activará su metabolismo y le ayudará a tener un peso adecuado. Frutas, vegetales, cereales integrales y proteína no deben faltar en su desayuno.

Espero que estos consejos te sirvan para hacerle frente a esos obstáculos. Y recuerde: La salud no lo es todo, pero sin ella, ¡todo lo demás es nada!

La autora de este texto es la Dra. Priscilla Marín C. Nutricionista y Salubrista Público CPN1794 en Curridabat.

Nota del editor.

Por Colaboración

Las colaboraciones son comunes en El Monitor. Quién escribe los artículos se detalla en el artículo respectivo, si desea colaborar con nosotros puede enviar un correo a nuestro Director de Prensa carlosmadrigal@elmonitorcr.com y con gusto revisaremos su material.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *