Bar El Pescadito Curridabat un buen ejemplo

Por: Jeffrey Navarro Chacón

La sociedad de hoy en día se rige por cánones establecidos, etiquetas o bien por como se ven las cosas simplemente. Entonces con base a eso pensamos que un lugar donde se expende bebidas alcohólicas, solo puede funcionar para atraer cosas malas o peor aún, juzgamos que al dueño del lugar solo le interesa vender sus tragos y cervezas y de ahí que cada quien resuelva su vida.

Pues no, estamos equivocados y en nuestro cantón, año a año, en navidad existe un bar que, de su presupuesto, de su ganancia, de cada cerveza, trago o boca que cada cliente consume, se toma una parte para la solidaridad, la empatía, la ayuda social y sobre todo hacer personas felices, ayudar a niños y familias enteras que se saben recibirán seguramente solo por este medio, un regalo, un confite o bien, podrán utilizar un juego inflable o reventar una piñata.

Pues sí, en el BAR EL PESCADITO CURRIDABAT, ubicado contiguo a  Aliss frente a Multiplaza, su dueño Fernando Quirós Calvo desde hace varios años y en conjunto con la Pastoral de la Parroquia de Curridabat, además de algunos patrocinadores, que el mismo gestiona, hace una fiesta para los niños de escasos recursos de nuestro cantón de Curridabat.

Poco más de 40 niños se vieron beneficiados esta navidad del 2022, con regalos, confites, juegos y más, la comunidad de nuestro cantón, agradece a nuestro amigo Fernando por este acto, lo cual hace que sigamos creyendo que de un lugar que se piensa o cree que solo es de vicio, nacen personas que desean ayudar, que se proyectan a la comunidad y que nos hacen creer todavía en el ser humano, en la sociedad y sobre todo en que lo que se da con amor, Dios te lo va a devolver en mucha mayor cantidad y calidad.

De nueva cuenta agradecemos a don Fernando y mas bien instamos a los clientes, amigos y demás habitantes de nuestro cantón, que se acerquen y se unan a este tipo de iniciativas, loables, aplaudibles y, sobre todo, con amor al prójimo.

El PESCADITO DE CURRIDABAT, ejemplo de que quien quiere puede.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *