En diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 21 de marzo para conmemorar los derechos de las personas con síndrome de Down a una vida digna y estable.

Según el documento, «todas las personas con discapacidad deberán disfrutar de una vida plena y digna, en condiciones que aseguren su dignidad, fomenten su autonomía y faciliten su participación activa en la comunidad y su goce pleno de todos los derechos humanos y libertades fundamentales en igualdad de condiciones con las demás personas, y por la cual los Estados partes se comprometen a adoptar medidas inmediatas, efectivas y pertinentes para que toda la sociedad tome mayor conciencia».

Como explica el portal oficial de la ONU el síndrome de Down es una alteración genética causada por la existencia de material genético extra en el cromosoma 21 que se traduce en discapacidad intelectual.  «La incidencia estimada del síndrome de Down a nivel mundial se sitúa entre 1 de cada 1.000 y 1 de cada 1.100 recién nacidos». se explica en el artículo.

Por ello, durante  Día Mundial del Síndrome de Down en Costa Rica y el mundo se realizan diferentes campañas para resaltar el aporte de estas personas en las comunidades. Un ejemplo de la visibilización en este día es el uso de medias diferentes en cada pie.

Imagen recuperada del portal oficial de la empresa Diversock

¿Por qué recordar estas fechas?

Según el INEC (Instituto Nacional de Estadística y Censos de Costa Rica) el 18% de la población mayor de edad son personas en condición de discapacidad, de estas un 50% viven en estado de pobreza o pobreza extrema.

Además en las aulas la situación sigue sin ser muy diferente pues en 2018 el gran grueso de estas personas acudían a escuelas públicas sin una infraestructura accesible y sin apoyo educativo suficiente.

Estos retos son parte de algunos de los desafíos que se enmarcan para el país durante estas fechas y que empresas como Diversocks aprovechan para dar mensajes de inclusión a la comunidad pidiendo a las personas lucir calcetines diferentes durante esta fecha.

Como explica la ONU: «cada día internacional ofrece a muchos actores la oportunidad de organizar actividades relacionadas con el tema del día. Las organizaciones y oficinas del sistema de las Naciones Unidas y, lo que es más importante, los gobiernos, la sociedad civil, el sector público y el privado, las escuelas, las universidades y, en general, los ciudadanos, hacen de un día internacional un trampolín para las actividades de sensibilización».

En Costa Rica y Curridabat existen muchas personas en condición de discapacidad que además viven situaciones de pobreza, discriminación e invisibilización como se concluye por los datos del INEC (Pulse aquí para consultarlos) por lo que estos días terminan siendo valiosos para enmarcar una visión que no siempre es escuchada.

Inclusión en Curridabat

En el distrito de Granadilla Norte, en Curridabat destaca una escuela con enfoque inclusivo que tiene como eje nuevas corrientes educativas más conscientes de las personas en condición de discapacidad y sus realidades. Entre una de las cosas que distinguen este centro esta la eliminación de las «aulas integradas» para que menores -sin importar si tienen o no discapacidad- compartan el mismo aula.

Este enfoque obliga a la escuela a entender de otra forma las dinámicas y los apoyos tanto educativos como sociales necesarios para una convivencia saludable.

Thomas Flores Madrigal es uno de los estudiantes de la Escuela Granadilla Norte.

Según el libro «Construyamos Centros Educativos Inclusivos» publicado por la Universidad Estatal a Distancia «con la llegada de la inclusión se reivindica la necesidad de que todos los centros se conviertan en contextos de acogida para todo el alumnado, sean cuales sean sus características, ofreciendo los mismos tipos de enseñanza que mejor responda a sus necesidades personales y su entorno social».

Esta escuela de Granadilla es una de las instituciones involucradas en el movimiento en pro la equidad de las personas en condición de discapacidad, pero no la única, junto a otras organizaciones se suma el proyecto «Curridabat inclusiva» hecha para la creación de mejores políticas y acciones concretas para estas poblaciones que representan un total del 10% de habitantes en el cantón, lo que equivale a 7mil personas.

Conectarse con el mundo

Como destaca el portal oficial de las Naciones Unidas en 2020 la afectación a la población tuvo consecuencias graves, además supuso un desafío para las personas que se quedaron rezagadas, sin embargo, también represento una oportunidad para encontrar nuevas maneras de conectar.

«Esta podría ser una de las repercusiones positivas de la pandemia por COVID-19. En el Día del síndrome de Down de este 2021, queremos centrarnos en mejorar las conexiones para asegurar que todas las personas con síndrome de Down puedan conectarse y participar en igualdad de condiciones con los demás.» se lee en el artículo dando 3 razones más para participar de esta conmemoración:

  • Compartir ideas, experiencias y conocimientos.
  • Empoderarse mutuamente para abogar por la igualdad de derechos para las personas con síndrome de Down.
  • Llegar a las partes interesadas clave para lograr un cambio positivo.

Por Carlos Andrés Madrigal

Periodista y Director de prensa del periódico El Monitor. Ha publicado para medios como Semanario Universidad, Repretel, Central de Radios, The Tico Times y otros proyectos. Licenciado en Periodismo con énfasis social. Activo en el Monitor desde 2016. Consulte más información en carlosandresmadrigal.wordpress.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *