Don Santiago Navarro, hoy con 93 años, fue el Secretario del Comité Pro Centro Comunal, en los años 60. Nos cuenta que la primera piedra del emblemático edificio se colocó el sábado 30 de abril de 1966, el lote fue donado por la señorita Peregrina Madrigal. El inmueble se inauguró el 8 de diciembre de 1970.


En un principio el edificio sirvió para albergar la Unidad Sanitaria y una cooperativa de ahorro comunal. Poco después y desde entonces, la Municipalidad.


Los ojos de don Santiago brillan. Su sonrisa también. Recuerda: gran parte de la comunidad acarreaba valdes con cemento, arena y piedra para hacer a pura mano la mezcla que serviriía para chorrear las lozas de cada entre piso. Cada valde era una muestra de solidaridad.

Los camioneros del cantón transportaban los materiales de los ríos sin cobrar un centavo. Por intermedio del señor Lito Monge, quien laboraba para el Ministerio de Transportes se consiguió el cemento y los bloques para toda la obra. Todos y todas ponían. Como era tradicional, la asistencia con el café y comidas estuvo a cargo de las mismas señoras que asistían la cocina de los turnos, entre ellas doña Consuelo Soto, doña Juanita de Solórzano, por mencioar solo a dos, de entre muchas.


Muchos logros que hoy disfrutamos, han sido esfuerzo colectivo y solidario de nuestros antepasados. Debemos valorarlos y protegerlos.

Este texto fue escrito por Mario Monge Berrocal (jmberrocal52@hotmail.com) colaborador habitual de la columna «Curridabat en sepia» y «Curridabat, arte y color». Publicado en la edición 180 del periódico impreso El Monitor.

Nota del editor.

Por Colaboración

Las colaboraciones son comunes en El Monitor. Quién escribe los artículos se detalla en el artículo respectivo, si desea colaborar con nosotros puede enviar un correo a nuestro Director de Prensa carlosmadrigal@elmonitorcr.com y con gusto revisaremos su material.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *