La historia geológica es, simplemente, la explicación de cómo una parte del relieve terrestre llegó a ser lo que es hoy, basándose en sus rocas, ríos, montañas, fallas tectónicas, entre otros. Esta historia no incluye, necesariamente, la parte humana sino que está basada en composiciones y procesos geológicos.

Para el cantón de Curridabat se han encontrado mayormente depósitos «recientes» de materiales sedimentarios y volcánicos, todos ellos tienen una cosa en común: fueron depositados por ríos. Se les llama «recientes» porque pertenecen al último periodo geológico – el Cuaternario –  pero su edad se estima entre 2.58 millones de años hasta nuestros días.

Por otro lado, la formación rocosa que se puede encontrar en el cantón, ha sido denominada Formación Coris y se ubica en el distrito de Tirrases, específicamente: es la colina. Estas rocas, y los suelos sobre ellas, están hechos de arenas con pedacitos igual de pequeños de cuarzo. Estudios geológicos (mayormente realizados por estudiantes e investigadores de la Universidad de Costa Rica) sobre esta formación, determinan que se encuentra en diferentes partes del país. Además, estas rocas se formaron en un ambiente de playa durante la época geológica llamada Mioceno Medio a Superior, que sucedió hace 15.97 a 5.33 millones de años.

Es decir, el sector de la colina fue parte de una zona de playa hace máximo 15 millones de años, aunque aún no se ha encontrado exactamente qué era el resto del catón por todos los depósitos Cuaternarios que hay. Millones de años pasaron en los que sucedieron diferentes cosas (aunque aún no se sabe con exactitud qué pasó o cuándo por la falta de indicios rocosos fáciles de encontrar) hasta que aproximadamente hace 2 millones de años, los ríos depositaron rocas sedimentarias (son rocas comunes de los ríos) y material volcánico (esto puede ayudar a encontrar erupciones volcánicas del pasado).

Cada nuevo evento que pasa en el cantón colabora con generar más historia geológica, ya sea porque permite encontrar nuevos indicios o porque se vuelven parte de esa historia. Por ejemplo, los deslizamientos e inundaciones en los bordes de los ríos generarán pequeñas capas de sedimentos que podrán ser observadas en el futuro y permitirá a esos geólogos determinar cada cuánto se inundaba el cantón. Otro ejemplo es el suelo mezclado con ceniza de la erupción más reciente del volcán Irazú, este suelo también quedará como una capa que pueda estudiarse.

Sin embargo, esto es apenas una pincelada de la historia geológica del cantón, aún falta habar de las fallas geológicas y sus afectaciones, de eventos erosivos, de eventos volcánicos específicos, etc.

Le invito a realizar un pequeño ejercicio imaginativo: la próxima vez que observe atentamente un paisaje pregúntese ¿cómo se habrá visto hace miles de años? ¿cómo llegó a ser lo que es hoy?

Deje volar su imaginación:

.

La autora del texto es Susana Tenorio, oriunda de Curridabat con bachiller en Geología y estudios de maestría en la UCR (Maestría en Gestión de Riesgo en Desastres y Atención de Emergencias).

Contacto: suteri_81@hotmail.com

Por Colaboración

Las colaboraciones son comunes en El Monitor. Quién escribe los artículos se detalla en el artículo respectivo, si desea colaborar con nosotros puede enviar un correo a nuestro Director de Prensa carlosmadrigal@elmonitorcr.com y con gusto revisaremos su material.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *