11:52 pm - Sábado diciembre 14, 2019

¡Uvas en Curridabat!

El señor Virgilio Vidor, italiano, investigador científico en Viticultura Tropical y experto en  Desarrollo Local, escogió nuestro Cantón, no sólo como su lugar de residencia, si no también, para desarrollar sus experimentos con uvas tropicales, en su laboratorio VITISVIDOR.
Ahí cultiva especies americana y europea y ha creado híbridos entre ellas. Su jardín- laboratorio lo tiene en su casa en Lomas de Ayarco, donde es visitado por muchas personas, no sólo para conocerlo, sino también para comprar plantas de uva y pedir asesoría sobre el cultivo de las mismas y por qué no, para desarrollar viñedos tropicales en diferentes partes del país y fuera de él.

Los tipos de uvas americanas  y sus híbridos crecen en casi todo el país y son bastante resistentes a la humedad. En cambio, las europeas son  para climas más secos. Las plantas, con cuidados especiales,  se adaptan a diferentes tipos de suelos y de climas.  Es preferible el riego por goteo o por gravedad, ya que el exceso de humedad daña la planta. Tienen que tener un buen drenaje. Se reproducen por semillas, injertos o esquejes.  Es una planta trepadora, por lo que necesita una guía para su crecimiento.

Un viñedo puede ser una buena fuente de ingresos, ya que el precio de la fruta es alto.  Se puede pensar en una pequeña huerta familiar, urbana, escolar y de ahí sacar recursos extra para el mantenimiento de diferentes actividades.
Don Virgilio sueña con desarrollar en nuestro Cantón,  una empresa colectiva de Viticultura urbana, uniendo a muchos  vecinos a crear sus propias huertas en techos y patios verdes, ayudando a la producción de oxígeno, bajando la huella de carbono,  cada uno produciendo sus propios alimentos y por qué no? hasta su vino. Ayudaría a aumentar los ingresos de las familias, a crear cohesión social entre los vecinos.

Don Virgilio tiene en su vivero venta de plantas y a la vez asesora a quien se lo pide, para que pueda tener éxito en la siembra de las uvas. Dentro de sus investigaciones, también ha producido vino, de manera casera y artesanal, para consumo familiar.
Si usted quiere más información puede contactar a don Virgilio al correo atevidor@gmail.com, o a los teléfonos 2272-2789 7054-8742. Su página en Facebook es www.Facebook.com/Virgilio.vidor

 

Investigación científica del cultivo de uvas en Curridabat.

Introducción
Nuestro cantón de Curridabat ha sido afortunadamente el escogido por el conocido investigador científico en Viticultura Tropical y Experto en Desarrollo Local, Virgilio Vidor, para desarrollar sus experimentos con uvas tropicales. Especialmente desde 2013 a la fecha, hubo en el país una serie de reportajes sobre su trabajo, que están haciendo crecer exponencialmente el interés de los costarricenses para este atractivo cultivo, sea en el área rural que urbana, ya que se pueden tener estas plantas en cualquier jardín. Sus investigaciones las desarrolla en su Jardín/Laboratorio VITISVIDOR, en Lomas de Ayarco Sur. El viñedo de Don Virgilio se volvió ya muy famoso, y lo buscan y visitan desde todas partes del País, así como de otros países, desde donde solicitan su apoyo para desarrollar viñedos tropicales. Ver las vides y uvas de VITISVIDOR, es sencillamente no creer en lo que uno está viendo: centenares de racimos de muchos tipos de uvas, que con una abundancia y una lozanía asombrosa, cuelgan de las vides, como si de repente hubiéramos hecho un vuelo instantáneo a Francia, Italia o España. Mientras, Don Virgilio sigue repitiendo lo mismo a todos los amigos que lo visitan: …” son uvas reales… no son de plástico…”. Efectivamente, son muy reales y además, sumamente dulces y aromáticas!

Aspectos generales
Las uvas son una típicas frutas multipropósito para vinos, jaleas, vinagre, aceite, pastelería o para consumo directo. Crecen en climas templados y subtropicales y son un cultivo excelente no solo para fincas pequeñas y medianas, sino para todos los jardines en general. Desde hace más de 40 años, Don Virgilio Vidor ha experimentado en nuestro país el cultivo de las uvas utilizando y cruzando y/o hibridando para este propósito centenares de variedades de diferentes especies de vid. En 1972 llegó desde su país Italia, con su hermano Giuseppe Vidor y sus padres Fiorenzo Vidor y Rina Enzo. Se establecieron en Playa Panamá, en una pequeña finca que adquirieron y que cultivaron con uvas, frutas y hortalizas, la que se convirtió posteriormente en un Centro Experimental para Investigación de Campo. Con el Gobierno de Costa Rica y con financiamiento de USAID, Virgilio dirigió un proyecto de investigación vitícola, después del cual, inició a partir de los años ’80 un largo periodo como Consultor Internacional en Desarrollo Local/Rural con la UE, en calidad de jefe de Misión de Asistencia Técnica Internacional, aunque de forma privada, no dejó nunca la investigación vitícola. Últimamente en su jardín Laboratorio en Lomas de Ayarco Sur en Curridabat, se ha dedicado con mucho más ahínco a la investigación, con espectaculares resultados, por lo cual muchos medios de prensa televisada, radial, escrita, virtual, etc., han reportado los éxitos obtenidos en su Jardín/Laboratorio, conocido como “VITISVIDOR”. El él se aprecian todo tipo de plantas exóticas, frutales y uvas, así como un pequeño vivero, en donde se pueden obtener plantitas de las variedades exitosas de uvas. La idea no es sustituir o preferir la uva a las frutas criollas y tropicales., la idea es más bien tener Uvas Costarricenses, también a través de híbridos entre varias especies con la uva silvestre costarricense Vitis Tiliifolia (conocida en nuestro campo como Agrá). Enseguida, se dan algunos datos generales:

Taxonomía y Morfología:
La vid pertenece al género Vitis dentro de  la familia de las Vitaceae. El género Vitis comprende muchas especies, casi todas de la zona templada del hemisferio norte, como la Vitis Vinífera  originaria de Europa y Asia, que es la más conocida por su uso como fruta de mesa y para elaborar vinos. Además, se usa bastante la Vitis Labrusca de Norteamérica, para los mismos cometidos (sea pura, que hibridada con la Vitis Vinífera). Existen muchas especies más, de las que varias se usan como porta injertos, además de contribuir a la formación de híbridos complejos con la Vitis Vinífera y Labrusca. Algunas especies viven en los trópicos de Asia y América, como la Vitis Tiliifolia (de México y América Central, al norte de Suramérica). La planta de la uva es trepadora, caducifolia en la mayoría de las especie y en zonas con inviernos fríos. Se calcula que en mundo hay cerca de 20,000 variedades de uvas.

Exigencias de Clima, Suelo y Fisiopatías
El clima preferido para las variedades de uvas cultivadas de la Vitis Vinífera es el clima soleado y mediterráneo (invierno medianamente frio y húmedo y veranos secos y calientes). Sin embargo, con cuidos especiales, algunas variedades se adaptan a climas templados algo húmedos y a zonas del trópico seco y semi-seco. Además, los híbridos entre la Vitis vinífera y las Vitis de Norteamérica, se adaptan a climas templados húmedos y unos pocos a climas tropicales, también con ciertos cuidos especiales. La vid no es muy exigente en cuanto a suelos y se adapta bastante a diferentes tipos de ellos. Sin embargo, prefiere los de textura franca, de mediana fertilidad y con suficiente drenaje. El cambio climático está influyendo en el piso térmico, por lo que a futuro se vislumbra una mayor sostenibilidad del cultivo de la uva en la Meseta Central, debido a la diminución de las lluvias y al aumento de la temperatura.

Abonado del Viñedo y Riego.
Debido a que la vid no es muy exigente en cuanto a suelo y rehúye la humedad, el abonado y el riego por gravedad o por goteo (primero frecuente y luego espaciado en el tiempo), es sin embargo importante en los primeros dos-tres años de vida, para garantizar una planta fuerte y vigorosa.

Parásitos y Enfermedades.
Las comunes enfermedades fungosas de las plantas frutales (peronóspora, antracnosis, etc.) atacan la vid de firma cosmopolita, siendo la más afectada la Vitis Vinífera. Asimismo, hay parásitos de las raíces (filoxera en las zonas templadas y, nematodos en los trópicos), de las hojas y ramas (Enfermedad de Pierce, varios tipos de gusanos o larvas, así como de insectos), así como de la fruta, la cual además de ser atacada por hongos e insectos, lo es también por parte de aves y mamíferos.

¿De qué forma se siembran las vides?

En pasado en Costa Rica se han probado muchas clases de uvas, con resultados no siempre halagadores. Las vides crecen mejor en algunas zonas respecto a otras y tienen sabores y aspectos diferentes. Existen dos tipos generales de uvas en VITISVIDOR: americana y europea, así como los híbridos entre ellas. Las uvas americanas y los híbridos crecen en casi todos los climas del país y son bastante resistentes; las uvas europeas se adaptan a los climas más secos del país, con unas pocas variedades también en la Meseta Central. Especialmente en climas cálidos, en pasado ha sido reportada la Enfermedad de Pierce, que ataca ciertas variedades no resistentes de vid, las cuales después de un cierto número de años, pueden llegar a secarse. Las variedades exitosas en VITISVIDOR, después de 20 años siguen produciendo de forma muy exitosa y creciente, sin síntomas.

¿Cómo se reproducen las vides?

Las uvas se reproducen por semillas, esquejes e injertos. Por semilla solo se utiliza para fines de investigación científica en la búsqueda de nuevas variedades, lo cual es una de las principales actividades en VITISVIDOR. En el vivero, hay dos tipos de reproducción: por esquejes y por injerto. En cuanto al esqueje, se utilizan ramas maduras con un mínimo de 2-3 yemas y se siembran en bolsas para su enraizamiento. Por lo que concierne el injerto, se efectúa con yemas de uvas comerciales injertadas sobre esquejes de vides utilizadas como porta injertos. Asimismo, se puede injertar directamente sobre plantas de porta injertos ya sembradas y pegadas.

¿Cómo es la calidad de las uvas?

La calidad de las uvas cultivadas en VITISVIDOR es obtenida después de mucha investigación con variedades diferentes existentes, selección de clones y la producción experimental de diferentes cruces e híbridos (inclusive con la Vitis Tiliifolia, uva silvestre costarricense), hasta llegar a obtener tipos adaptados que no solo produzcan bastante, sino que tengan una cierta adaptación al medio y una fruta dulce. A pesar de la altura (cerca de 1,300 metros sobre el nivel del mar) y de una temperatura algo fresca, los grados de azúcar oscilan de 17 a 22, según la variedad. Hay variedades con puro sabor a europeas, otras con sabor a uvas americanas (tipo “fresa”) y otras con sabor a fruta tropical. También hay variedades de vino, de mesa y de doble propósito. El tamaño varía según la variedad: de pequeña a mediana y hasta gigante y la producción de las variedades escogidas es de buena a excelente. Aunque las uvas siendo trepadora, se pueden cultivar con parra de techo (tipo “chayotera”), en VITISVIDOR, se cultivan en espaldera vertical, lo cual permite con un oportuno desoje en la maduración, una excelente calidad. Las uvas deben dejarse madurar completamente en la planta. En caso contrario, quedarán ácidas.

¿Cómo se pueden obtener plantas de uva y otros productos?

Las plantitas de uvas de mayor éxito cultivadas después de mucha investigación en VITISVIDOR, se pueden obtener en su vivero. Después de una explicación y recomendaciones sobre la siembra y primeros cuidos, se podrá disfrutar mientras la mata crece, de una atención personalizada de la vid por parte de Don Virgilio Vidor, hasta donde le sea posible y hasta llegar a su producción. Lo anterior, siempre que la persona interesada lo solicite en cada ocasión. En cuanto a las uvas como frutas, en VITISVIDOR solo se podrían obtener en cantidades mayores a una caja, aunque por ahora Don Virgilio solo ha proporcionado uvas en una buena cantidad, en dos oportunidades (las dos veces se trataba de personas que las necesitaban para realizar actividades religiosas). Por lo que concierne el vino, en VITISVIDOR se realiza de forma totalmente natural, casera y artesanal en limitadas cantidades y usualmente para uso propio. Para contactar al Sr Virgilio Vidor, vea los datos de contacto reportados abajo de este artículo.

¿Los viñedos son un buen negocio para uvas y vinos?

Considerando la escasez de uvas en los trópicos y especialmente en América Central, así como el alto precio de esta fruta, un viñedo puede convertirse en una importante fuente de ingresos. Inclusive si es muy pequeño. Hay que recordar que en Europa desde siempre y casi en cada jardín, en cada casa (los famosos “techos verdes”) y en cada terraza, hay uvas, con un aporte económico interesante a la economía familiar. Sería fantástico si se pudiera difundir esta costumbre en Costa Rica también, enriqueciendo así aún más, no solo la economía, sino la calidad de nuestra interculturalidad. Además, este año 2014, ha sido declarado por la FAO como el “Año de la Agricultura Familiar”, priorizando en el mundo la pequeña agricultura, como un medio muy poderoso para la autosuficiencia alimentaria y/o económica. El futuro de la economía familiar según las últimas tendencias, pasa especialmente en la priorización de la agricultura urbana, con el llamado “Proyecto Techos Verdes”. A pesar del anterior enfoque, considerando en valor de venta de esta fruta y del vino, obviamente los viñedos a gran escala son un gran negocio no solo para los inversionistas, sino para el país en general. Basta pensar que la uva importada que compramos en el supermercado vale entre 6 y 8 US$ el kilo, y una hectárea puede llegar a producir unos 20,000 a 25,000 kilos… además, hay que tener presente que mediamente, cada kilo de uvas da cerca de una botella de vino, nos dice Don Virgilio.

¿Qué podemos hacer a nivel personal, social y ciudadano para apoyar esta iniciativa?

En los medios sociales varios habitantes de nuestro Cantón han manifestado su cariño para Don Virgilio y su alegría y orgullo por ser Curridabat el lugar donde, de la mano de Virgilio Vidor, se están estableciendo las bases de la futura viticultura tropical en Costa Rica. Don Virgilio sueña con la idea de desarrollar una empresa colectiva de Viticultura Urbana,  que podría tener hasta miles de vecinos, y que sería la primera en las Américas (solo inician y existen unos cuantos emprendimientos exitosos de este tipo en Europa, los que parecen ser de gran moda). Sería extraordinario si de la mano de Don Virgilio se pudiera iniciar un proyecto de “patios y techos verdes” en nuestro cantón. Esto nos cuenta Don Virgilio, permitiría elevar aún más el privilegiado lugar que Curridabat tiene en el ranking de los municipios de Costa Rica, ya que tendríamos un aumento considerable de áreas verdes, de producción de oxigeno, de ingresos económicos altamente especializados, además de promover posiblemente cursos de viticultura y elevar el nivel de desarrollo local de capacidades, cultura, conocimiento, cohesión social e innovación agro tecnológica.

 

 

 

 

 

Filed in: Economía y Negocios, Mi barrio